Friday, February 16, 2007

De Daumier-Smith´s Blue Period

Una bicicleta atacada por un virus, sus pústulas rojas y amarillas la oxidan hasta que la amenazan con hacerla caer en su propio peso. ¿Estará dispuesta a seguir en su oscuridad? Quizás, solo se trate de una etapa de la enfermedad; seguida de la resolución final de aguardar lo culposamente ignorado. Después de todo, ¿Qué más queda sino la espera?


Sigue Teddy. Elija su camino:
-123456789101112131415161718-

5 Comments:

Blogger Lauren said...

me llamo la atención tu blog, por ahora no puedo leerlo pero lo prometo para el futuro.

saludos !

lauren

6:25 AM  
Blogger Héctor said...

la espera de algo que, aunque inminente, es seguro que jamás llegará?

11:24 AM  
Blogger Now, Catastrophe! said...

Ok Lauren.

Hector: Salinger encuentra una frase genial para coronar un cuento acerca de una banal existencia; todos somos monjas. Eso dio pie a mi reflexión, creo, que efectivamente, todos vivimos en una especie de convento, bajo ciertas normas y con la esperanza puesta en algunas creencias.

Dicho de otra forma, nos pasamos la vida esperando; vivimos con la esperanza de poder lograr unos objetivos, quizás tambien con la esperanza del amor (como creo que es el caso del protagonista de este cuento) o del conocimiento. Lo gracioso es que lo que verdaderamente esperamos, es la muerte.

11:48 AM  
Blogger Natalia Book said...

Primero:The Smiths son una de las mejores bandas del mundo. Aunque ya no existan. Como tampoco existe lo que ocurre en este relato.
En este relato nada es real: desde la personalidad ficticia del protagonista hasta los alumnos, que nunca están presentes. De hecho ni la propia escuela estaba legalmente establecida. Tampoco exite el pintor que tanta influencia ejerció sobre la hermana.
¿Es que ya les ha llegado la muerte?

3:04 PM  
Blogger Now, Catastrophe! said...

Si, The Smiths forever! (pero creo que no esta funcionando bien mi song pic...)

¿Será que entonces todos son fantasmas? Es una buena pregunta. Se podría especular.

No obstante, mi lectura fue un poco diferente; el relato me acordo cuando yo tenía unos 18 años y vivía en el exterior, una vida un poco errante y la mitomanía. Todo esto, unido a su frase acerca de la monja, me hace pensar en que este cuento refleja algo acerca de una juventud melancólica (oh, The Smiths nuevamente!).

El final, con su resolución de ir a buscar "chicas"; a mí, en principio me habla de la vacuidad del destino, del viaje sin proposito y claro, principalmente de la espera. Ese mundo irreal e inpalpable es, quizás, solo una mirada profunda al mundo "real"; no olvidar que en Teddy ya se encontraban anotaciones al respecto, la inexistencia del todo.

Pero claro, se puede entender de muchas formas; eso es lo bueno.

Saludos.

5:27 PM  

Post a Comment

<< Home